Juan Carlos Ateaga: Pionero Gastronómico que aposto por el Barrio Esmeralda desde sus inicios.

Juan Carlos Ateaga: un gestor del barrio Suecia instalado en Valdivia

Fue uno de los pioneros de un sector que hizo época en la bohemia y gastronomía santiaguina. En Valdivia inició una tarea similar en el Barrio Esmeralda, reconocido como el centro del “carrete” valdiviano.

​”Recién salido de la universidad y sin muchas opciones laborales, en un periodo en el que la industria estaba en el suelo, recibí la propuesta de mi hermana de hacer un pub estilo europeo, que no existía en ese entonces en Santiago.” De esta forma comenzó la carrera empresarial de Juan Carlos Ateaga como socio del “Red Pub”, uno de los primeros locales que se instaló en el barrio Suecia, que pronto se convertiría en uno de los epicentros de la bohemia santiaguina, la que venía despertando de los toques de queda.
Para la crisis económica de 1982 quiso venirse a la llamada Perla del Sur, atraído por el amor por la naturaleza y buscando mayor tranquilidad para su familia. Acá quiso replicar el trabajo que realizó en la calle Suecia: convirtiendo un sector residencial en un barrio bohemio y gastronómico. “La calle Esmeralda de Valdivia tenía algo especial, porque estaba construida de adoquines, era diagonal, pegada al centro, y con casas alemanas anteriores al terremoto de 1960”, señala.
En 1986 adquirió una de las casas del sector, con el propósito de levantar un restaurante. Después de tres años de trabajo de remodelación, sumado al arreglo de una plazuela (que él financió), en 1990 abrió sus puertas el restaurante New Orleans. “Este local creó bastantes expectativas, por eso desde el primer día recibimos mucha gente. Implicó un cambio: de un restaurante donde había mesas con manteles y buena comida, se evolucionó hacia una temática distinta, que involucraba un decorado especial. Por eso nos inspiramos en New Orleans, que tiene una comida muy particular y una arquitectura única”, explica.
Aunque el barrio Esmeralda estuvo cerca de desperfilarse, ahora conviven de buena manera los restaurantes con los locales nocturnos. “Las discotheques que tenemos están enfocadas a gente mayor. Lo importante es que el sector evolucione hacia un ambiente y de gran diversidad que la gente pueda disfrutar en sus horas libres”, recalca.

Leave a Reply

Your email address will not be published.